Tormenta Nemo se deja sentir en Bridgeport

Publicado en February 23, 2013 por

Treinta pulgadas de nieve fue uno de los resultados que dijó la tormenta NEMO en la ciudad de Bridgeport, Connecticut. Residentes del sector Este de la ciudad están sintiendo los efectos. El Domingo 10 de Febrero, la gente caminaba de arriba abajo por la calle East Main. La única transitable. Unos pocos carros se veían en movimiento a unas 5 millas por hora.

Eric, un residente del vecindario caminaba en dirección sur. Venía de Omar Market donde compró algunos alimentos para el día. Se quejó de la ineficiencia de los administrativos de la ciudad en actuar en forma rápida y eficiente después de la tormenta.

La calle “East Main” reconocida como una calle estatal, es la principal del sector. La mayor parte del comercio está ubicado en esta calle. Cerca del 99 por ciento estaba cerrado debido la acumulación de nieve. Héctor Rodríguez, dueño de Rodríguez Karate Academy preguntó: “ donde están los políticos?. No creo que una ambulancia puede entrar aquí por la cantidad de nieve que hay en las calles. Si alguien se enferma no habría forma de asistirlo”.

Una caminata por otras calles en el vecindario confirmo que ninguna habían sido limpiadas de la nieve. Spring, Putnam, Orchard, Ogden, Stillman son solo algunas de las calles que aún, cuatro días después de la tormenta, permanecian con acumulación de cerca de 30 pulgadas de nieve.

Raúl Leguizamón dijo que vive en la calle Orchard y fue necesario caminar hasta el supermercado “Price Rite” , cerca de tres millas, para comprar alimentos. Dijo que no podía utilizar su carro porque todas las calles estaban cubiertas de nieves. En algunos lugares hasta tres pies.

Con frecuencia se veían solo las capotas de algunos carros, porque estaban sumergidos en la nieve. Muchos residentes dijeron que fue en el 1978 cuando ocurrió una tormenta de nieve similar.

Marie Vargas quien reside en la calle William del sector Este de la ciudad dijo: “ La ciudad se olvidó de nosotros. Mi papá sufre de diabetes y colesterol y no podía salir de su casa. Yo tuve que buscar la forma de caminar hasta su casa para sacarlo. Otras ciudades están limpias. Esta tormenta fue anunciada con mucho tiempo de anticipación. El alcalde debió tener un plan para evitar este “mess”, “ dijo

Luz María Rivera y un grupo de personas estaban paleando nieve en el 1043 de la calle “East Main” para que su hija pudiera salir de su apartamento.

Horas después de la tormenta, el periódico El Independiente llamó a Elene Ficara, Directora de Comunicación del alcalde Bill Finch. Ficara dijo que aun se encontraba en su residencia en Milford, y no podía salir debido a la nieve. Declaró que habían camiones por toda la ciudad trabajando en las calles. Dijo que la alcaldía contrató personal independiente para atender las necesidades. Advirtió que el alcalde aconseja a los residentes quedarse en sus hogares.

Decenas de hombres caminaban por el vecindario con palas. Muchos de ellos en el momento recibían ofertas para remover la nieve de los propietarios de casas y negocios que buscaban limpiar sus frentes.

Los efectos de la tormenta se dejaron sentir. Hasta el Lunes 11 de Febrero a las 5:00pm ya habían 7 muertos relacionados con la tormenta. Juan Santiago quien reside en la calle Ogden dijo al periódico “Fairfield County independent” que sus vecinos se fueron para New jersey el Viernes antes de la tormenta. Al dejar una ventana abierta, el viento y la temperatura afectaron la tubería del sótano de la casa y como consecuencia una tubería resulto dañada- y el sótano completo se inundó de agua.

Las quejas por la atención lente de los administrativos de la ciudad cauzó que los residentes tomaran iniciativas propias. Un grupo de residentes de la calle Park en el sector “East Side” se unieron y limpiaron la calle. Erik Montalvo dijo: “No entiendo porque la ciudad no ha hecho nada. Yo tuve que llevar mi hija a la Universidad UCONN, y Hartford estaba limpia. Roberto Morales, quien acompaño a Montalvo a Hartford añadió que aun las calles secundarias estaban limpias en Hartford.

David Nieves dijo: “La ciudad nos abandonó. La tormenta fue el Viernes y hoy es Martes y aun no ha pasado un camión de la ciudad para limpiar la nieve. Dijo que tiene un niño de dos años de edad el cual tuvo que cargar por varios bloques para ir a la tienda a comprar leche.

El Senador Andrés Ayala comunicó a través de la estación radial WCUM el Lunes que había una cantidad de camiones limpiando la nieve a través de toda la ciudad. El periódico the “Fairfield County Independent” realizó un recorrido de 1 hora por los sectores “East Side”, Black Rock, Norte End e East End, y pudo confirmar la presencia de un vehiculo de limpieza ejecutando la labor. El mismo se encontraba en la calle Glenwood.

La Directora de comunicación de la ciudad de Bridgeport no pudo confirmar la cantidad de camiones que estaban operando.

Juan Rivera, residente de la calle East Main comunicó que muchos de los empleados de la ciudad no realizan su labor durante horas laborable –y se presentan a trabajar en horas de la noche para así cobrar over-time. “De esa manera cobran su salario regular y dinero adicional por over-time”, añadió.

El presidente Obama declaró el estado de Connecticut como una zona de desastre, lo cual lo clasifica para recibir una ayuda federal. El consenso es que la ciudad no ha agilizado la limpieza porque están esperando recibir ayuda federal.

El Martes 12, en horas de la tarde, la oficina del alcalde Finch comunicó que habían recibido ayuda en forma de vehículos de ciudades tales como Danbury, Greenwich y el estado de New jersey.

Sonya Finch, la esposa del alcalde Bill Finch estaba paleando nieve en frente de su casa en Crown st. Dijo que había estado paleando nieve por cerca de tres horas. Expresó que el alcalde no se encontraba en la casa porque estaba en diferentes sectores asegurándose de que la operación se realizara. El alcalde no pudo ser contactado pero la Sra Finch dijo que la estrategia era limpiar las calles principales y luego limpiar otras calles secundarias.

Un recorrido por la interestatal 95 y la ruta 8, el lunes 11, cerca de las 10:30am no mostró mucho transito, pero estaban accesibles. Los camiones de limpiezas eran más visibles en estas carreteras.

Pero no todo fueron quejas en esos días difíciles: Lenny Mack, Ricky Delgado y Phillip Hamm, aun con temperaturas de 25 grados, y 30 pulgadas de nieves en las calles, se motivaron a ejecutar una barbacoa o parrillada en la intersección de las calles “Pearl” y “Noble ”. Lenny explicó que el gesto de Buen samaritano, fue motivaron porque veían constantemente gentes caminando por la calle en dirección a las tiendas para comprar comidas. El menú incluia pollo asado, hamburguesas y “hot dogs”. Los pocos carros que transitaban, con frecuencia se detenían a fotografiar la parrillada y los tres buenos samaritanos que obsequiaban los alimentos con una sonrisa.

Las escuelas públicas de la ciudad permanecieron cerradas desde el Viernes 8 hasta el viernes 15 de Febrero. De acuerdo a nota de prensa del departamento de educación de la ciudad, las escuelas permanecerán abiertas durante el receso primaveral.

El departamento de comunicación de la alcaldía de la ciudad dijo que el Viernes 15 de Febrero todas las calles estaban transitables.

El Alcalde Bill Finch se ha presentado en entrevistas radiales hablando sobre los resultados de la tormenta. Y ha exhortado a los residentes a participar ofreciendo sus opiniones sobre cómo se podría mejorar el proceso en un futuro.

El consenso es que muchos residentes no hicieron su trabajo en seguir las instrucciones de parquear sus vehículos en lo parqueos designados por la ciudad. Tal negligencia contribuyó a que los vehículos de la ciudad no pudieran limpiar las calles con más eficiencia.

Durante una vista pública en la cámara principal de la alcaldía, más de 200 personas se presentaron a protestar por la precaria manera en que la administración atendió asuntos relacionados a la tormenta. Aunque algunos se expresaron a favor del alcalde, la gran mayoría se mostraron muy enfadados durante la reunión. Algunas personas dijeron que en una tormenta de tal magnitud hay que esperar faltas. Oficiales de planeamiento de la ciudad también expresaron que los expertos del servicio de meteorología no indicaron con claridad todos los detalles que la tormenta traería. Por tal razón se hizo más difícil ejecutar un plan con más precisión.

Otros se quejaron por las multas que fueron puestas a sus vehículos durante la tormenta. Multas de has $100.oo fueron expedidas por oficiales policiacos a vehículos parqueados en el lado no designado. De acuerdo al departamento de comunicación de la alcaldía, se enviaron notas de prensa explicando cómo y dónde los vehículos debían ser estacionados para facilitar la limpieza de la nieve.

Algunas personas le han pedido la renuncia al alcalde por el pobre manejo en la ejecución de asuntos relacionados a la tormenta.

Anuncio
#
Anuncio
#